I want to erase this whole block

Fácil? No, muy lo contrario.

Fácil? No, muy lo contrario.

La gente que vamos conociendo en el viaje nos dice, wow viven de vacaciones, pero muy lo contrario a vivir de vacaciones, estamos viviendo de viaje, es nuestro estilo de vida. Es muyyyyyyy diferente, ya que cuando uno se va de vacaciones (casi siempre), se olvida de todo, de los problemas, del trabajo, de lo que hay o no hay que hacer, de las compras, etc. Pero vivir viajando, es eso, vivir. Por lo que las preocupaciones siguen estando, las compras hay que hacerlas, trabajar hay que trabajar y a todo eso sumarle que no estás en tu casa, con todas tus cosas, cómodo para cocinar, cómodo para vestirte, cómodo para la rutina.

 Blas, esperando para ir a la escuela.

Blas, esperando para ir a la escuela.

Y entonces, ahí es el punto justo en el que elegimos en este momento de nuestras vidas esta forma de vida. Donde hacemos world-scholling, porque creemos que el mundo es la mejor escuela para nuestros hijos, donde conocemos locales y extranjeros y los hacemos familia, donde los amigos de siempre van a ser los amigos de siempre y los nuevos amigos van a ser amigos nuevos, amigos de viaje, amigos de aventuras, amigos de esa playa.

Sentimos que la rutina en nuestras vidas hoy esta de diferente manera, pero claro que está. Tal vez no lo tendría que llamar rutina porque casi todos nuestros días son diferentes, rituales, si, rituales me gusta. Porque son los que nos hacen como familia y nos dan ese abrazo tan necesario al estar lejos de la familia y amigos de siempre.

 Los mejores amigos, de gran charla.

Los mejores amigos, de gran charla.

Y dejar la rutina, vender todo, aventurarse al no se qué. Fácil? no, muy lo contrario. Noches pensando si hicimos bien, cuando nos enfermamos lo único que queremos es nuestro acolchado y nuestra cama, cuando peleamos como pareja tenemos que resolverlo rápido. No tenemos alguien que nos diga qué hacer, ni cómo, ni cuándo. De viaje nos llevamos todo y mas, porque todo se manifiesta mas profundo, mas grande y mas verdadero de cierta manera, no hay lugar para las caretas ni los no se qué, todo se ve bien clarito estando juntos.

Así que no es fácil, pero justamente eso es lo que creo que de cierta manera nos desafía todos los días, nos hace estar activos, pensando, nos hace apreciar todo de una manera mucho mas profunda, nos hace ver que estamos hoy acá y mañana no sabemos si vamos a estar, nos hace estar presentes en el momento presente.

 Una de las pocas fotos de los cuatro juntos. Un caos divertido.

Una de las pocas fotos de los cuatro juntos. Un caos divertido.

Ponemos mil excusas para hacer cosas simplemente porque tenemos miedo, y los miedos siempre van a estar, pero van a ir cambiando. Por eso hay que ir aclarándolos uno en uno, sabiendo que tal vez no se vayan rápido, pero entendiendo que si nos dejamos palarizar por el miedo, no estaríamos hoy acá.

La otra noche pensaba en algo. hace tiempo con Artur nos fuimos de vacaciones 10 días los dos solos, dejamos a los chicos con las abuelas, Blas era bebé todavía. Pero lo necesitábamos. Estábamos con deudas y me había salido un trabajo que me iban a pagar muy bien, para cubrir las deudas y el viaje. Lo terminé y nos fuimos. En ese viaje conocimos a Martín, quien fue la persona que de alguna manera nos impulsó en esta aventura, es como nuestro ángel. La pasamos increíble, pero cuando volvimos, recibí la noticia de que no me iban a pagar ni un solo centavo del trabajo que había hecho, las cosas habían salido mal y no iba a ver nada de todo el esfuerzo que había puesto en entregarlo a tiempo. Me desesperé, teníamos tanto por pagar y ahora ni siquiera iba a entrar esa plata con la que contábamos. Pedimos un préstamo y pasamos el trago amargo. Entonces pensaba, si no hubiésemos ido a ese viaje, definitivamente no estaríamos ahora acá. Creo en el destino, absolutamente. A veces hay que ayudarlo un poco y otras solamente pasa.

Couchsurfing en familia.

Couchsurfing en familia.

Viajar con niños por el mundo.

Viajar con niños por el mundo.