I want to erase this whole block

Toraja, nos mostró que la muerte es parte de la vida.

Toraja, nos mostró que la muerte es parte de la vida.

Llegar a Toraja fue todo una odisea, pero valió la pena una y mil veces. Toraja queda en la isla de Sulawesi, en Indonesia. Llegamos a Torja por recomendación de un amigo alemán que había estado vivendo ahí por un intercambio a sus 15 años.

Tardamos 10 horas en auto, por un camino repleto de pozos, en donde Blas vomitó varias varias veces, así que se imaginarán ese auto, calor, vomitado, pozos, saquen sus propias conclusiones. Pero el cansancio, viajar vomitados y el viaje, todo, fue recompenzado inmensamente cuando llegamos. Toraja no es un lugar a donde llegan muchos turistas ya que es muy largo el viaje, por lo que no hay tantos lugares para dormir. Pero lo que la gente viene a buscar a Toraja, estoy segura que no es lo que se lleva. Artur dice que Toraja es como vivir en game of Thrones, totalmente surrealista, un lugar donde los muertos están entre los vivos, y lo digo literal, porque están en sus casas, embalsamados y son parte de su vida cotidiana. Ellos no creen en que haya diferencia entre el mundo de los vivos y de los muertos, y que el alma no se va en el segundo que el cuerpo físico deja de vivir, sino que se queda entre los vivos por un tiempo.

 Con Ino, conociendo Toraja. En la roca, algunas tumbas.

Con Ino, conociendo Toraja. En la roca, algunas tumbas.

Los sacan de sus tumbas a veces, después de varios años, los visten, les preparan sus comidas preferidas, les hablan como si siguiesen vivos. Creo que si me cuentan esto sin haberlo vivido, pensaría, que locura, pero al ver como viven esto de una manera tan natural, claro que nos hizo reflexionar sobre la manera en que vivimos la muerte en occidente. Entendimos, pero sobre todo, sentimos, que la muerte es parte de la vida y que no debiera ser algo tan drástico, y que si la persona que muere fue alguien importante en nuestra vida, de seguro va a seguir acompañándonos de alguna manera. Pero lo que mas nos gustó, fue poder mostrarle a nuestros hijos que se puede hablar de la muerte, que es un proceso natural en nuestra vida, que en algún momento a todos nos llega y que si aprendemos a verla como parte de la vida, entonces en el momento que llegue, por mas doloroso que sea, tal vez entendamos un poquito todo lo que esa persona vino a hacer a este mundo y que ya era momento de irse.

 Ino ¨amigo para siempe¨, atrás las típicas construcciones de Toraja.

Ino ¨amigo para siempe¨, atrás las típicas construcciones de Toraja.

La ceremonia del entierro es todo un capítulo aparte, que dura varios días, y si algún familiar vive lejos, se lo espera para la ceremonia, no importa cuánto tarde en llegar. Se invita a todo el pueblo, se sacrifican cerdos y búfalos, y se alimenta a todos. Los búfalos pueden llegar a salir mas de U$S100.000 dólares y los van comprando a lo largo de su vida para tenerlos en su funeral. Cuántos mas búfalos se sacrifiquen, mas importante o con mas dinero es esa persona. Y si se sacrifica un búfalo albino, ese si que vale muuuuuucho.

Ino, nuestro guía, nos llevó a recorrer este maravilloso lugar, contándonos su historia, mostrándonos los paisajes y asistiendo a un funeral, lo cual fue una de las experiencias mas fuertes que viví. Ino se transformó en ¨amigo para siempre¨, así lo bautizó Beni, porque no se separaron de su lado en ningún momento. Pero el lugar al que nos llevó que mas me llegó al corazón, fue un árbol donde ponían a los bebés menores de dos años que se morían. Hace varios años, morían muchos bebés, y si morían antes de los dos años, entonces eran almas tan puras, que los llevaban a este árbol, los ponían bien cerca del tronco, y los bebés se hacían uno con el árbol, tomando leche de su tronco y subiendo por sus ramas hasta que su alma se iba con el viento al cielo.

Toraja, un lugar imperdible.

Amigos para siempre.

Amigos para siempre.

Valija o Mochila?

Valija o Mochila?